Dom. Mar 29th, 2020

La historia familiar detrás de la salida de De Rossi

El Tano contó que decidió irse de Boca porque quiere estar cerca de su hija de 14 años, fruto de su primer matrimonio con una mujer que estuvo presa en Italia por secuestro extorsivo.

«Tengo la necesidad de acercarme a mi hija que vive en Italia, me extraña y la extraño, no hay otro tipo de problema, ni con Riquelme ni con nadie».

Daniele De Rossi se despidió este lunes de Boca y del fútbol. A sus 36 años, le puso punto final a su soñada aventura en la Bombonera. Y lo hizo sin misterios, abriendo su corazón, revelando el tema familiar que lo llevó a tomar esta decisión: su hija Gaia.

El Tano no escondió nada. Al contrario, dio más detalles de su intimidad cuando explicó su momento: «Mi hija mayor es la única que se quedó en Roma. A los 14 años necesita de su padre cerca, no tiene problemas, nada la pone en peligro, sólo tengo que acercarme».

Daniele, tal como dijo, sintió en este tiempo la ausencia de Gaia. Es que la joven se quedó en Italia junto Tamara Pisnoli. ¿Quién es Tamara Pisnoli? La mamá, y la primera mujer del Tano: una actriz y modelo que tuvo vínculos con el crimen organizado. El padre de Tamara fue asesinado en agosto de 2008, en un episodio que se caratuló como ajuste de cuentas. Y unos años después, tras divorciarse del volante de la Roma, la propia Tamara fue condenada por el secuestro del empresario italiano Antonello Ieffi.

Unos años después de separarse de Tamara, el ahora ex histórico volante se casó con Sarah Felberbaum, una actriz y modelo británica que vivió de cerca el proceso de Daniele en Boca: en distintas ocasiones subió videos mostrando su felicidad por estar en la Bombonera.

Pero así como De Rossi disfrutaba de su estadía en la Argentina junto con Sarah y sus dos pequeños hijos Olivia y Noah, al mismo tiempo le costaba estar lejos de Gaia. Su hija mayor sólo vino a Buenos Aires un breve tiempo en noviembre del 2019 (y posó con la camiseta de su papá).

«Extraño a mi familia y ellos me extrañan», dijo Daniele en su adiós. En un adiós lleno de emoción: «La gente de Boca me dejó mucho más de lo que yo dejé. Espero haber sido importante por haber haber abierto el camino para los jugadores europeos. Hubiese sido más feliz si dejaba algo en la cancha. Lo que se vive en Boca no se vive en ningún otro lado».

Olé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *